Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

DE PASILLOS


DIFERENCIAS

Una CGT renga y tironeada



Fecha: 08/10/2018   12:14  |  Cantidad de Lecturas: 2331

Juan Carlos Schmid sufrió la presión interna del moyanismo para ir en contra de los más “equilibrados y negociadores” dentro de la central obrera, y terminó renunciando: ¿Cómo sigue ahora?




Para tener una perspectiva de lo ocurrido con la renuncia de  Juan Carlos Schmid a la conducción de la CGT, al menos hay que hacer dos observaciones básicas:

 

La primera, es interpretar las diferencias que existen entre la actividad gremial local/regional que puede mirarse desde el interior del país (pequeños y medianos gremios con poder reducido en medio de pequeñas y medianas provincias) con sus pares nacionales, donde el poder es “real y confrontativo”.

 

La segunda es entender que la central obrera nacional es brutalmente dinámica y que contiene en su caminar poder y responsabilidades muchas veces comparables ala del gobierno nacional mismo. Argentina exhibe una de las confederaciones de trabajadores más grande de Latinoamérica y la quinta en el mundo. En este contexto, es entendible explicarse, que se den continuas internas sindicales que podrían considerarse hasta “razonables”.

 

Las entrañas de la CGT

 

En el seno de la CGT existen algunos dirigentes más predispuestos a dialogar y negociar situaciones concretas y que toman al paro como medida extrema.

 

Otros, prefieren enfrentar al gobierno sin negociar por las diversas razones que caminan desde los intereses políticos hasta “negocios” que cambian de mano y entonces, la calle, se transforma en la primera alternativa.

 

Schmid y sus incomodidades

 

Schmid cruzaba una situación incómoda. Los sindicatos con respaldo y trayectoria dentro del movimiento obrero organizado, tienen un “plus adicional” sobre el resto.  Su “contrariedad” se basaba en un sector que pretende quedarse con la CGT y mostrarse combativo dentro del Consejo Directivo.

 

Dicen que Moyano presionaba a Schmid, y a todos los gremios del moyanismo, para que fueran en contra de los más “equilibrados y negociadores”.

 

A Schmid comenzó a dañarlo esa presión que desde afuera venía del propio  Hugo Moyano, y que se intensificaba  dentro del Consejo Directivo. Ahí aparecían los  pedidos de paro que después no prosperaban  o  postergaban la fecha. Vale recordar que el último paro del 25 se quiso adelantar- lo que no prosperó-, y que finalmente se hizo el 25 tal como estaba previsto.

 

Recordar también y sumar que Schmid sufrió un ataque de presión que derivó en su internación, por lo que no se puede descartar que la salud jugó un papel importante.

 

Moyanistas sin Moyano

 

Gracias a esas “presiones” los moyanistas dentro del Consejo Directivo se fueron dividiendo. Para dar un ejemplo, Juan Pablo Brey, secretario general de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), presentó formalmente la "renuncia indeclinable" a su cargo en el Consejo Directivo de la CGT y su salida llegó luego que el miembro del triunvirato Juan Carlos Schmid hiciera lo propio el domingo anterior. Tal vez, ese hecho, marca el accionar de moyanismo en tu intensión de alejar de la conducción cegetista a los miembros “más dialoguistas”.

 

La salida de Schmid fue seguida también por la de Sergio Sánchez (Peajes, alfil de Facundo Moyano). La moyanista Sandra Maiorano (Asociación de Médicos) ya había dejado el órgano máximo de conducción de la central a fines de abril, por diferencias con el Consejo respecto a cómo encarar la reforma laboral que promovía el gobierno (ahora de vuelta al pago). Con el plan de vaciar el Consejo Directivo, el moyanismo busca presionar para acelerar la renovación de autoridades y cargar sin miramientos contra el gobierno.

 

Julio Piumato (Judiciales), Carlos Frigerio (Cerveceros), Jorge Sola (empleados de seguro) y jefes de otros gremios como Panaderos, Textiles, Calzado y Municipales, que estaban en duda, ratificaron que seguirán dentro del Consejo. Quedaron los moyanistas sin Moyano.

 

No obstante, muchos coinciden que, por ahora, el que conduce es Daer.

 

El futuro de la CGT

 

Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estaciones de servicio, alineado con Luis Barrionuevo) -con mandato hasta agosto de 2020-, advirtieron que no se adelantará la renovación de autoridades. Los “Gordos” -grandes gremios de servicios- respiran luego de que se frustrara la fuga masiva de dirigentes.

 

Dicen que para adelante hay tres opciones:

 

Una es seguir como está, o sea con dos cabezas visibles en la conducción. La segunda sería completar (a dedo) el triunvirato y la tercera (dentro de la legalidad) tendría que asumir – en el lugar que dejó vacante Schmid- el secretario adjunto  Andrés Rodríguez de UPCN, que es lo que correspondería.

 

Por ahora, la CGT tiene quórum e intenciones de cumplir su mandato de 4 años.



Fuente:  07 de octubre de 2018 (DERF)


TAGS:::







SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
 Hoy: 191595 Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados